La belleza como herramienta de comunicación

La belleza como herramienta de comunicación

Conectamos siempre a través de la verdad. Y la verdad es todo aquello que conecta con uno mismo y con alguien más. Es un asunto de complicidad, pero también de reconocimiento.

La verdad nos hace reconocernos, y gracias a eso conectamos. Generamos vínculos con las personas.

El mundo es funcional, nuestro cuerpo es funcional, el universo es también funcional. Las empresas son efectivas y eficientes, aspiran a producir, ser rentables y aumentar su capital económico. En definitiva, también quieren ser funcionales.

La belleza como herramienta de comunicación nos permite:

  • Conectar mejor las personas.
  • Visibilizar nuestra diversidad y diferencia.
  • Ser más auténticos y empatizar más.

Las cosas funcionan por sí solas, no aspiran a ser bellas, pero solo con la belleza llegan a ser genuinas, aspiramos ser algo más. La belleza, al igual que el diseño, es una actitud.

¿Por qué es importante comunicar con belleza?

Comunicar a través de la belleza conlleva retener la atención. Los humanos estamos enganchados a la belleza, nos proporciona un bienestar que hace posible que “volvamos una y otra vez”.

Somos adictos a la belleza

Ahora más que nunca, ante la saturación de imágenes en Internet, necesitamos la belleza para salvarnos. Ese algo que nos mantenga la mirada quieta. La belleza es un impacto que nos obliga a detenernos.

 

El placer de lo bello nos provoca una adicción que nos lleva a la búsqueda de la belleza en nuestra vida cotidiana y si tu marca no es bella, los usuarios ni te compran ni te desean.

Las empresas y las marcas necesitan producir belleza, porque ellas están repletas de personas que trabajan todos los días por alguna razón. Lo económico tiene un peso muy grande pero no es lo único. Las personas podemos trabajar sin más pero trabajar con belleza es inmenso, es poderoso. Lo que ahora se denominan «marcas/empresas que empoderan».

La belleza como estrategia creativa para convertir tu marca en un objeto de deseo.

Existe una diferencia muy grande entre hacer las cosas y otra muy distinta, hacer las cosas bonitas. Mientras la primera está sometida al marco de la eficiencia; la segunda proyecta una idea de fascinación. Hacer las cosas desde un punto de vista no útil otorga a la belleza de un poder mayor.

La belleza es una herramienta de comunicación muy potente porque es algo que se experimenta y yo desde mi trabajo incorporo algo bello cada día: desde la escucha activa hasta la atención plena con mis clientes.

No son ganas, ni motivación ni pasión por mi trabajo, es el reto de conmover a través de lo que haces, para convertir lo ordinario en algo extraordinario.

¿Por qué vivir en un mundo menos bonito si lo puedes hacer más bello?

La belleza como herramienta de comunicación

Incorpora cada día algo de belleza en tu empresa, en tu profesión, en tu mundo, para que así no solo hagamos un mundo mejor sino también un mundo más agradable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.